El mejor lector de RSS para iPad (y una lección sobre como dar soporte para aplicaciones de iPad)

Flipboard revolucionó el mundo de los lectores de noticias y las revistas digitales. Es ideal para sentarse cómodamente con un iPad a «hojear» artículos.

Otros lectores de RSS, como Reeder y Feeddler, han seguido los pasos de Flipboard. Son excelentes para ese uso casual de RSS.

¿Pero qué sucede si trabajas con tu RSS? En ese caso, te recomiendo que inviertas en una herramienta que haga el trabajo pesado por ti.

Mr. Reader se sincroniza con Google Reader, permite compartir los artículos con todas las redes sociales instantáneamente y tiene varios modos de lectura: además de la normal y la web, tiene un formato Instapaper y Readability, para aquellos acostumbrados a leer con buena tipografía.

Pero no es por sus opciones o su rapidez que lo recomiendo. Es también por el soporte.


El fin de semana pasado, le escribí a Oliver Fürniß, creador de Mr. Reader, haciéndole una pregunta sobre la aplicación. Respondió en menos de 10 minutos y luego sostuvimos un intercambio que no terminó hasta que él estuvo seguro de que yo había seguido sus indicaciones.

Acostumbrado como estoy a ser ignorado por soporte, o a esas plantillas de «hemos recibido tu mensaje y te contestaremos en menos de 24 horas», me sorprendió que alguien que tiene miles de copias de su producto en la calle, se preocupara tanto por asegurarse de que uno de sus clientes tuviese una buena experiencia. Tengo la impresión de que Oliver sabe que si tratas a cada uno de tus clientes como si fuese único, te ganarás un cliente de por vida.

Más sobre Mr. Reader aquí

Soy arquitecto de software y ayudo a la gente a mejorar sus vidas usando la tecnología. En este sitio, intento escribir sobre cómo aprovechar las oportunidades que nos ofrece un mundo hiperconectado. Cómo vivir vidas más simples y a la vez ser más productivos. Te invito a revisar la sección de artículos destacados. Si quieres contactarme, o trabajar conmigo, puedes usar los links sociales que encontrarás abajo.