Cómo hacer un cuadro de mandos

Considera el tablero del automóvil: allí, el conductor puede ver datos importantes como velocidad, RPM, distancia recorrida, etc. El tablero de mandos presenta información para tomar decisiones, de una manera gráfica, en un solo espacio.

Los cuadros de mando integral deberían cumplir la misma función:

¡Aunque no necesariamente copiando el modelo del automóvil! Esto es un error. Hay mejores maneras de representar gráficamente la información:

CIO Dashboard, clásico de Stephen Few

Entonces, tomamos algunos gráficos, algunas tablas y las ponemos todas juntas en una sola pantalla. ¿Cierto?

Eh… no.

¿Qué es lo que hace que un cuadro de mandos sea bueno?

  • Contiene la información que nos han pedido (¿obvio? ¡No siempre!)
  • Los textos son legibles y tienen alto contraste (negro sobre blanco, o algún otro fondo claro)
  • Destaca la información clave
    • Los gráficos más importantes son fáciles de ubicar.
    • Los problemas son señalizados con iconos o negrillas.
    • La información importante por lo general va en la parte superior izquierda, o inferior derecha.
  • Tiene como máximo 5 o 6 cajas de información. Evita la sobrecarga de información.
  • Muestra datos útiles para tomar decisiones
    • Comparaciones contra metas, estándares fijados previamente o datos históricos.
  • No requiere desplazamiento vertical u horizontal. Toda la información se muestra en la misma pantalla.
    • Si tienes mucha información, puedes usar pestañas o múltiples pantallas. Pero lo clave es que mantengas en la misma pantalla todos los datos que guarden relación entre si.
  • Sus gráficos tienen una alta relación datos/tinta.
  • Presenta los gráficos correctos según el tipo de datos.
  • Lo que parece interactivo, es interactivo. Los gráficos ofrecen detalles y drill-down al hacer click.

 

Creo que lo más importante es que el tablero cuente una historia, o te ayude a contar una historia y, por sobre todas las cosas, sea estéticamente sencillo. Nada de gradaciones de colores, ni fondos con imágenes, ni 3D. Imagina por un momento que tu automóvil presentara tu velocidad en un gráfico en 3D ¿podrías leerlo tan fácilmente? ¿podrías tomar decisiones acertadas? No creo. Piensa en eso cuando diseñes un cuadro de mando.

Inspiración

En Excelcharts puedes conseguir varios ejemplos de cuadros de mando hechos en excel. Si necesitas un poco más de ayuda espiritual, te recomiendo Information Dashboard Design, de Stephen Few. Un libro rápido y fácil de leer. Despiadado a la hora de demoler viejas concepciones y muy claro enseñando los principios de un buen diseño para tableros de control y reportes en general.

Aunque tiene algunas cosas específicas para su producto, el Tableau Visual Guidebook es un excelente recurso que explica las cosas básicas que debe tener una buena visualización de datos. Las últimas páginas contienen un checklist que deberías completar antes de lanzar al mundo tu visualización.

 

 

 

Cómo elegir el gráfico correcto

Hay un gráfico para cada ocasión. Cada tipo de información que tengas y cada análisis que quieras hacer puede ser beneficiado o perjudicado por el gráfico que elijas.

La idea de representar los datos gráficamente es ayudar a otra persona a entender qué es lo que quieres decir. ¿Crees que las ventas están en peligro? ¿Tenemos un problema en una región? Ayúdame a ver esa información tan claramente como tú.

Los gráficos circulares (pastel o torta) se usan para representar las partes de un total y los gráficos de barra se usan para hacer comparaciones. Mucha gente los confunde, o se siente tentada a representar resultados con un gráfico circular. Pero los humanos somos pésimos estimadores de áreas. Esta lámina plantea la diferencia claramente:

Pero hay clientes que me piden un tipo de gráfico «porque sí». A ellos suelo pasarles este diagrama de Andrew Abela que te ayuda a elegir el gráfico adecuado, según el tipo de datos que tengas (click para verlo más grande):

 

Una vez que tengas el mejor tipo de gráfico, recuerda que en toda presentación debes contar una historia. Lo que más importa es que entiendan y recuerden lo que quisiste decir. Por lo tanto, tu gráfico debe ayudarte a relatar, mantenerte enfocado en esa historia y evitar que los datos se pierdan en un gráfico mal elegido.

En este post escribo un poco sobre cómo hacer para que la información de tus gráficos no se pierda en esos efectos que, aunque gustan, no sirven para tomar decisiones.

Cómo hacer mejores gráficos

 

Cómo hacer mejores gráficos

no, este no es un buen gráfico

Muchas veces estamos tentados a incluir algún efecto embellecedor en nuestros gráficos sin saber que en el fondo estamos haciéndolos imposibles de interpretar y arruinando su propósito. El caso típico es el del gráfico circular en 3D.

Mucha gente, incluyendo los directivos, tienen cierta afición por las gráficas en 3D. De alguna forma creen que se ven «modernas». Te invito a que veas este gráfico y trates de decirme cuál pedazo es más grande:

ítem A es el doble de ítem C, y el B es igual al D. Pero no te enterarías por el gráfico

El gráfico circular es el peor para establecer comparaciones. Cognitivamente somos pésimos estimadores de áreas. Si a esto le añadimos perspectiva, tenemos lo que Tufte denomina Chartjunk (libremente, Basura gráfica):

Demasiadas presentaciones buscan atraer y desviar la atención mostrando aparataje y ornamento. El Charjunk ha corrompido todo tipo de muestras de información e interfaces de computación.

El gráfico al comienzo de este post es otro ejemplo de Chartjunk. El diseñador usa un diseño «ingenioso» para disfrazar un gráfico de sólo 5 datos. Lo mismo sucede con las infografías, esos posters cada vez más comunes cuyo objetivo principal es vender a un diseñador, no presentar información.

 

En Envisioning Information,Tufte asoma un principio elemental del diseño de información:

Enfocándose en los datos en lugar de sus contenedores, estas estrategias de diseño son transparentes y de personalidad humilde. Diseños tan buenos que son invisibles.

Diseños tan buenos que son invisibles.

Datos/tinta

Tufte inventó un concepto que me encanta: la relación «datos/tinta» y la idea es maximizar ese número. Es decir, usar la mínima cantidad de «tinta» para que un gráfico sea comprensible.

Mira la siguiente pareja de gráficos. ¿No te parece que el gráfico de la derecha expresa lo mismo, pero la información está mucho mejor presentada?

Menos tinta = más claridad

Del gráfico de la izquierda, hemos removido:

  • Fondo de colores
  • La grilla del fondo
  • Bordes

En otros casos puedes eliminar ceros de los números en los ejes. En lugar de colocar «15.000.000», es mucho mejor que pongas «15m».

Cada gota de tinta que no represente datos, también es basura gráfica. Y usar basura gráfica no es bueno:

Escondido detrás del Chartjunk hay un desprecio por la información y la audiencia. Los promotores del Chartjunk imaginan que los números y los detalles son aburridos, insípidos y tediosos, requieren ornamento para darles vida. La decoración cosmética, que frecuentemente distorsiona la data, nunca salvará la subyacente ausencia de contenido. Si los números son aburridos, tienes los números equivocados. La credibilidad se desvanece en nubes de chartjunk ¿quién confiaría en una gráfica que parece un videojuego?

Muchos vendedores de software intentan convencernos de que necesitamos gráficos «bonitos», con 3D, texturas y colores brillantes. Gráficos que ocultan los datos en lugar de mostrar información. Gráficos que llaman la atención, pero no sirven para mucho más.

Kaiser Fung reúne en su blog junkcharts una notable colección de gráficos que parecen buenos pero son desastrosos en cumplir su propósito. Este otro post en Smashing Magazine es un buen ejemplo de lo que no debes hacer al crear gráficos.

¿Cómo hago para crear buenos gráficos?

Busca inspiración. El blog excelcharts ofrece una galería de ejemplos de diseños elegantes e invisibles. Últimamente estoy experimentando con Tableau Public y D3.js. Una de las cosas positivas de estas herramientas es que te llevan de la mano a la hora de crear una visualización y evitan que agregues basura. Paséate por los ejemplos, toma algunas ideas y por sobre todas las cosas recuerda que lo importante es transmitir información de la manera más clara, no presentar gráficos «bonitos».

Si necesitas un poco más de ayuda espiritual, te recomiendo Information Dashboard Design, de Stephen Few. Un libro rápido y fácil de leer. Despiadado a la hora de demoler viejas concepciones y muy claro enseñando los principios de un buen diseño para tableros de control y reportes en general.

 

Nate Silver y el triunfo de Big Data

Sin duda el mejor análisis de datos de las elecciones norteamericanas de 2012 fue el realizado por Nate Silver. A pesar de ser odiado por los críticos, Silver logró una predicción del resultado en los 50 estados. Su sitio web, FiveThirtyEight.com está lleno de sobrias pero efectivas visualizaciones que son el resultado mezclar a un estadístico, cierta sensibilidad y el poder de big data.

Compara esta predicción con el resultado

Como mencioné, todo esto se debe a que Silver dispone de una cantidad gigante de encuestas y un método para procesar y convertir esto en predicciones certeras.

Para mi, el gráfico más fascinante de su sitio es el de retorno sobre la inversión. Básicamente señala los estados en los que tiene mayor o menor valor convencer a un elector.

En la introducción a su libro, The Signal and The Noise, Silver expone los peligros de que la información crezca más rápido que nuestra capacidad de entenderla y como usar el término «Big Data» como una panacea para todos los problemas empresariales, normalmente conduce al fracaso (normal -¿has visto la cara que ponen los gerentes la primera vez que ven una simple página de Google Analyics?). Silver walks the talk y expone en FiveThirtyEight.com el mejor análisis de datos electorales de la historia.

Y para rematar, tuvo razón.

Si no quieres leer el libro, en Octubre Silver estuvo en The Daily Show dando una entrevista divertida y fascinante.

El mejor lector de RSS para iPad (y una lección sobre como dar soporte para aplicaciones de iPad)

Flipboard revolucionó el mundo de los lectores de noticias y las revistas digitales. Es ideal para sentarse cómodamente con un iPad a «hojear» artículos.

Otros lectores de RSS, como Reeder y Feeddler, han seguido los pasos de Flipboard. Son excelentes para ese uso casual de RSS.

¿Pero qué sucede si trabajas con tu RSS? En ese caso, te recomiendo que inviertas en una herramienta que haga el trabajo pesado por ti.

Mr. Reader se sincroniza con Google Reader, permite compartir los artículos con todas las redes sociales instantáneamente y tiene varios modos de lectura: además de la normal y la web, tiene un formato Instapaper y Readability, para aquellos acostumbrados a leer con buena tipografía.

Pero no es por sus opciones o su rapidez que lo recomiendo. Es también por el soporte.

El fin de semana pasado, le escribí a Oliver Fürniß, creador de Mr. Reader, haciéndole una pregunta sobre la aplicación. Respondió en menos de 10 minutos y luego sostuvimos un intercambio que no terminó hasta que él estuvo seguro de que yo había seguido sus indicaciones.

Acostumbrado como estoy a ser ignorado por soporte, o a esas plantillas de «hemos recibido tu mensaje y te contestaremos en menos de 24 horas», me sorprendió que alguien que tiene miles de copias de su producto en la calle, se preocupara tanto por asegurarse de que uno de sus clientes tuviese una buena experiencia. Tengo la impresión de que Oliver sabe que si tratas a cada uno de tus clientes como si fuese único, te ganarás un cliente de por vida.

Más sobre Mr. Reader aquí